Disponemos de ofertas y promociones constantes , Informate


CHASQUIDOS O CREPITACIONES EN LA ARTICULACIÓN TEMPORO-MANDIBULAR (ATM)

 

La articulación temporo-mandibular es una de las más utilizadas y complejas de nuestro cuerpo ya que es responsable de funciones  importantes como FONACIÓN, MASTICACIÓN, DEGLUCIÓN y RESPIRACIÓN.
Está formada por el cóndilo mandibular, la cavidad glenoidea del hueso temporal y el menisco articular (permite la congruencia articular entre ambos huesos) además de ligamentos, cáspsula articular e inserciones musculares. Conforman dos compartimentos, temporo-meniscal y cóndilo-meniscal que permiten a la mandíbula realizar movimientos de apertura y cierre, lateralidad (diducción), propulsión y retracción.



 
Los ruidos en la ATM, indican una anormalidad que por lo general suelen ser una indicación de alteraciones en la posición del disco articular y que se denominan como desplazamientos discales. Existen dos: el chasquido o click y la crepitación.
La crepitación es un tipo de sonido articular similar al roce o raspadura y que están asociados a la osteoartrosis, artritis reumatoide (sensación de“arenilla”).
El chasquido, también conocido como “clik” es un ruido que se produce normalmente en la apertura o cierre de la boca, ambas o en movimientos laterales; siendo el origen más frecuente la subluxación cóndilo-meniscal con desplazamiento del menisco hacia delante. Existen 3 tipos de subluxación:

Precoz: distancia cóndilo-meniscal disminuida ya que tanto menisco como cóndilo están anteriores. Existe un solo chasquido en la fase inicial de la apertura (captura del menisco).
Tardía: distancia cóndilo-meniscal aumentada ya que menisco está anterior y cóndilo posterior. Existen dos chasquidos, uno al final de la apertura y otro al cierre, cuando el menisco es capturado.
Permanente o luxación: el menisco está muy anterior y no puede ser capturado. No existe chasquido articular pero si limitación en la apertura de la boca. Puede desencadenar en artrosis.


Entre sus causas encontramos: Mala oclusión dental, mala relación cervico-craneal, incoordinación motriz entre fibras superiores del pterigoideo externo (tracciona del menisco hacia delante) y musculatura masticatoria (lleva cóndilo mandibular atrás), malos hábitos al comer, masticar chicle, estrés, posturas incorrectas (cabeza adelantada) pueden favorecer las subluxaciones de disco.

Como síntomas incluimos: Chasquidos articulares propiamente dichos, pérdida de la movilidad de la mandíbula, dolor local en la ATM o irradiado hacia oído, ojo, cuello debido a puntos gatillo miofasciales de la musculatura implicada, cambios en la oclusión dental, acufenos.

 TRATAMIENTO FISIOTERAPEUTICO

Es fundamental realizar una historia clínica completa, exploración física de toda la ATM y su musculatura además de un diagnóstico diferencial entre artrosis, problemas sinoviales, subluxaciones meniscales o luxaciones para verificar la causa exacta del problema.
Seguidamente, se procede al tratamiento mediante técnicas de Fisioterapia, Osteopatía y Ejercicio Terapéutico (Reeducación Postural).

·           -Trabajo de la esfera cráneo-mandibular (suturas y huesos implicados) además de la región cervico-dorsal (controla la inervación de la zona afecta) para recuperar su función y movilidad.
·           -Relajación de la musculatura en disfunción, entre ella incluimos principalmente al pterigoideo externo por tener inserción directa en el menisco y cóndilo mandibular, pterigoideo interno, maseteros y temporales; sin olvidar la musculatura del cuello que también relación con dicha articulación. Para ello emplearemos técnicas neuromusculares, punción seca y  estiramientos.
·         - Aumento del rango articular a nivel mandibular mediante movilizaciones pasivas para facilitar también la captación del menisco subluxado y mejorar la simetría de los movimientos.

 ·       -  Ejercicios terapéuticos mediante movilizaciones activas para el mantenimiento y reeducación a la vida cotidiana. Entre ellos se incluyen:
1.      Apertura de boca, movimientos laterales a ambos lados, sacar  o meter mentón.

2.      Ejercicios con la lengua arriba, laterales y ambos a la vez.

3.      De espaldas contra una pared, introducir mentón siempre manteniendo la mirada horizontal e intentando unir escápulas.



4.      Ejercicios de resistencia, pulgar bajo el mentón y abrir boca presionando con suavidad. De la misma manera dedos en el lateral del mentón y resistir los movimientos laterales.
·        -Reeducación de la alineación corporal para una correcta higiene postural.

Consejo: Mantén siempre la punta de la lengua fijada en el paladar (anterior) y los dientes ligera
mente separados. Este te ayudará a relajar una mandíbula tensa. Respira, libera tensión y no olvides mantener las posturas correctamente.

 ¡Ante cualquier duda, contacta con nosotros!